miércoles, 3 de febrero de 2010

Los problemas de creerse el centro del universo - parte 1



Histrionismo:

Detrás de este trastorno de personalidad hay un sujeto que lo dramatiza todo y depende de las alabanzas ajenas.


Busca que lo quieran, que lo observen y le digan cuánto lo admiran. Todo le sirve para captar el interés de los demás: gritar a los cuatro vientos sus dificultades amorosas, usar un vestido cuyo escote termine donde empieza el tajo de la falda, ser el alma de las fiestas o sobredramatizarlo todo... Es lo que popularmente se llama "centro de mesa" y que la psiquiatría clasifica como trastorno de personalidad histriónica.

"Son personas necesitadas de estimación, de ser entendidas, queridas, alabadas o admiradas", describe el doctor Raúl Riquelme, psiquiatra y jefe del programa de Trastornos de Personalidad del Instituto Psiquiátrico doctor José Horwitz.

Junto al doctor Alex Oksenberg editó el libro "Trastornos de la Personalidad, hacia una mirada integral", en el que 55 psiquiatras y sicólogos abordan diversos aspectos del tema, entre los que se incluye esta desviación permanente del comportamiento, que hace sufrir tanto a quien lo padece como a los que lo rodean.

Un trastorno mental que afecta a entre el 1 y el 2% de la población general y del 10 a 15% de quienes consultan un servicio de psiquiatría. Además, es más prevalente en las mujeres.

¿Soy perfecto yo?

¡Alaracooooo!, el popular personaje creado por Themo Lobos, es una buena caricatura del histriónico. "Su esencia es sobrerreaccionar o sobredramatizar todo que habitualmente le pasa. Y lo hace de manera inflexible, o sea, en todas las áreas de la vida, lo que lo lleva a ser inadaptativo", complementa el doctor Antonio Menchaca, psiquiatra y jefe del Programa de Trastornos de la Personalidad del Instituto Neuropsiquiátrico de Chile y uno de los especialistas presente en el libro de Riquelme y Oksenberg.

Un ejemplo típico, agrega, es el sujeto que en una reunión social se convierte en el alma de la fiesta, el invitado celebrado por todos como el más entretenido y chistoso del lugar. Sin embargo, la impresión sobre él cambia cuando al encontrarlo en una situación laboral o más seria se comporta exactamente igual, porque es incapaz de adaptarse a otras circunstancias.

Además, el individuo con personalidad histriónica vive buscando "la ovación" de los demás, pues si no lo aplauden siente que no lo quieren. "Es cansador, porque necesita que todo el tiempo le digan que lo aman, que es fantástico. Y si nadie se lo dice se victimiza". Esta verdadera "caza" de estima lo convierte en una persona dependiente, que sólo se autoafirma a partir de las opiniones externas. Y también genera el rechazo del entorno, que lo ve como una persona superficial y ególatra.

Pamela Elgueda
http://www.puntomujer.emol.com


6 comentarios:

  1. cuanta gente es asiiiiii!!!!, no me alcanzan los dedos de las manos. En tu caso va para alguien?.
    Estaría bueno que vuelvas a hacer comentarios personales que de las cosas que pones, eran muuuuy interesantes ja ja aja

    ResponderEliminar
  2. DEMASIADA ............

    ResponderEliminar
  3. Excelente nota, publica mas de estos temas!

    ResponderEliminar
  4. Excelente muñeco!, en estos temas te manejas bien. Y si volve a hacer comentarios como al principio.

    ResponderEliminar
  5. Bueno tu trabajo es excelente y realmente me llevo a pensar muchisimo sobre mi personalidad y creo con mucha sinceridad que soy una persona egolatra

    ResponderEliminar